21 sep 2011 (2) La adivinación no viene de Mí

21.10.2012 19:53

 

Miércoles 21 de septiembre de 2011 a las 23:30 hrs.
Hija mía, esta jornada se está intensificando para ti. Estás preparada, más de lo que nunca sabrás. No te asustes, pues tu misión ayudará a salvar a gran parte de la humanidad. Tu misión ha sido profetizada y está dirigida desde el Cielo. Tú eres un instrumento. Yo soy tu Maestro.

Tendrás éxito en esta santísima Tarea, pues no puede fracasar ni fracasará. Podrás sentirte, a ratos, muy abatida, sola y descorazonada.

Acepta esto. Tu padecimiento me trae almas preciosas al momento de su muerte. Estas almas rezan ahora por ti. Alégrate, pues si pudieras ver el amor que ellas emanan por tí, llorarías de alegría.

Mis Santos en el Cielo te guían y te protegen del demonio, y por eso se te conceden muchos respiros, que te sorprenden y te alegran. Nunca dudes de esta Obra. Esta es una de las mayores Misiones de mi Labor en la Tierra. Sé fuerte, valiente y confiada, pero debes permanecer humilde en todo momento. El escenario ya está listo. Los acontecimientos de los que hablé, se desarrollarán ahora. Cuando esto suceda, volverá también tu confianza, pues tendrás la prueba que necesitas. Sí, Satanás ha interrumpido esta Obra en pocas ocasiones. Lo he permitido, porque esto garantiza que permaneces humilde en todo momento.

No hagas pública ninguna fecha. No preguntes cómo se presentará el futuro para las personas que te hacen peticiones. La adivinación no viene de Mí. El único futuro que yo revelo tiene que ver con el bien espiritual de Mis hijos. Agradece que te haya sido dado este Regalo tan especial. A pesar de que tú nunca lo has deseado por voluntad propia, fuiste moldeada para esta Tarea desde tu primer aliento y cumplirás Mi Santísima Palabra hasta tu último aliento de vida.

Ve en Mi Nombre y ayúdame a salvar las almas de toda la humanidad, con amor y alegría en tu corazón.

Te amo, Mi preciosa hija. Estoy lleno de alegría por tu amor sincero a Mí y a Mi querida Madre.
Tu Jesús